La marea azul toma Oviedo

Fernando Alonso venció y Oviedo, su ciudad natal, vivió sus horas más locas.
Tal fue la euforia que las calles se quedaron pequeñas para dar cobijo a tantos miles de admiradores del piloto, que se bañaron en sidra mientras gritaban "¡campeón, campeón!"

Deja un comentario